Manejo:

Cuando llegue nuestra mascota a casa es muy importante dejarle que inspeccione su nuevo entorno y se acostumbre a él y a nosotros (rutinas, voces, olores…).No debemos atosigarle ni asustarle. Le buscaremos un sitio seco, tranquilo, sin cambios bruscos de temperatura ni corrientes. Es muy posible que las primeras noches no nos deje dormir, estará asustado y buscará compañía, pero no debemos caer en el error de acostarlo con nosotros, ya que luego será difícil acostumbrarlo al lugar elegido.

El problema de la orina y defecaciones es difícil de llevar cuando son pequeños. Una buena forma de manejarlo es usando periódicos hasta que pueda salir a la calle: siempre los mantendremos limpios y en un lugar de fácil limpieza e higiene(lavaderos, terraza..) ; al principio cubrimos una amplia superficie con periódico y conforme se vaya acostumbrando, iremos reduciéndola cantidad de periódicos, hasta dejar unos pocos en una zona muy concreta.

Al poco tiempo aprenderemos las manifestaciones del cachorro cuando va a eliminar ( inquietud, olfateo, caminan en círculos), debemos estar pendientes y llevar al cachorro al sitio permitido para sus necesidades. Normalmente suceden 10-20 minutos después de comer, jugar o despertarse.
Premiaremos a nuestra mascota cuando realice sus necesidades en el lugar deseado y le reñiremos con un enérgico “NO” justamente en el momento pero NUNCA después. Con paciencia y constancia hará muchos progresos positivos.

 

Higiene:

Desde siempre se ha recomendado no bañar a los cachorros hasta que tuvieran todas las vacunas, pero realmente un baño no supone perjuicio alguno. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de una situación estresante, que puede conllevar la disminución de las defensas (ya que su sistema inmune es inmaduro).Además, podría enfermar del aparato respiratorio si no lo secamos en condiciones.

Por tanto, se puede bañar a un cachorro siempre y cuando respetemos unas normas:
1. Cepillar antes del baño para deshacer nudos.
2. Proteger los oídos del agua con algodón.
3. Usar antideslizante en la base de la bañera para evitar caídas.
4. Usar agua templada y champú de cachorros, ya que el PH de su piel es diferente al nuestro y podríamos producirle dermatitis.
5. No corrientes de aire en la habitación.
6. Mojar bien al cachorro antes de aplicar champú, usar una cantidad moderada, si es excesivo será más difícil de aclarar. Diluirlo si la piel es muy sensible.
7. Hacer del baño un momento tranquilo, sin gritos ni tensiones hasta que se acostumbre. Podemos premiarle con alguna golosina su buen comportamiento.
8. Secar bien, primero a toalla, después con secador y cepillo, a contrapelo. Usar el secador a mínima potencia, empezando a secar por detrás, sin enfocar ojos ni oídos.

 

Alimentación:

Si se ha destetado antes de tiempo( antes de un mes) usaremos leche maternizada para cachorro o pienso de transición, pues la leche de vaca puede ocasionar diarreas, y la comida casera puede no ser la adecuada para el cachorro.
Deben comer varias veces al día y en pequeñas cantidades, usando la cantidad diaria recomendada en la tabla del pienso(en relación con la edad y tamaño de la mascota):
Menor de un mes
6-8 tomas diarias
1-2 meses
4-6 tomas
2-5 meses
3 tomas
A partir de 5 meses
2-3 tomas
A partir de 9 meses
2 tomas

 

Desparasitación:

Los parásitos externos (pulgas, garrapatas, ácaros) los controlaremos con spray o pipetas específicos, ya que los collares pueden ser peligrosos, aunque a partir de los 5 meses podrán usarlos.
Para los parásitos internos (gusanos intestinales que se contagian a las personas) le administramos un producto según peso y edad, y repetimos antes de cada vacunación, cada 15 dias 3 dosis, posteriormente, el uso se hará cada 3 meses.

 

Vacunación:

Lo ideal es comenzar la vacunación de cachorro entre las 6-8 semanas de vida, tras una desparasitación y una “ cuarentena” de 7-10 días, donde observaremos que no haya síntomas de enfermedad( vómitos , diarreas, mocos, tos..).
A los 15 días administramos la segunda dosis, y repetimos 15 días después. Estas vacunas protegerán al cachorro frente a determinados virus (parvo, moquillo) frente a los que son muy sensibles.
Terminada esta pauta, completamos con la vacuna antirrábica, microchip y pasaporte, de carácter obligatorio.
Si tiene alguna duda, consúltenos, le atenderemos con gusto.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>